Mitos y falsedades acerca de Obamacare

Si usted ha estado al tanto del desarrollo del programa Obamacare, entonces es posible que usted puede haber encontrado alguna información engañosa sobre la nueva ley de atención médica. Como cualquier nuevo programa gubernamental, la ley ACA se ha recibido con alegría y sospecha, depende de qué lado del espectro político se observa. A pesar de los muchos logros de esta ley a través los últimos seis años, todavía hay algunos mitos y falsedades que se esparcen implacablemente por los que se oponen a la misma. En este artículo vamos a discutir cinco de los mitos y falsedades más prominentes y sus correspondientes verdades.

El mito de Obamacare como seguro médico gratuito.

La realidad: La ley ACA ofrece seguros de bajo costo, pero no ofrece seguro gratuito a nadie.

Es fácil confundir el término “Obamacare” con “seguro médico” ya que las dos palabras se utilizan indistintamente por los medios de comunicación. Periodistas, congresistas e incluso proponentes de la nueva ley han cometido el error de referirse al seguro de salud como Obamacare y viceversa. La verdad es que Obamacare se refiere a la Ley de Atención Médica Asequible; entonces, es un apodo La ley en sí establece las directrices para obtener un mejor plan de seguro de salud que sea asequible.

Con la ley ACA, usted tiene más opciones cuando al inscribirse para el seguro en los respectivos mercados. Las familias con ingresos más bajos también pueden encontrar planes subsidiados que resultan en primas mensuales menos costosas. Sin embargo, Obamacare nunca prometió atención médica gratuita a nadie. Sólo quienes califican para Medicaid y CHIP recibirán atención gratuita, e incluso estos programas se financian a través de impuestos. Un sistema de seguro de salud gratuito aún no puede existir.

El mito de no tener que pagar multa si no se puede pagar por el seguro.

La realidad: Ciertas personas están exentas del mandato individual.

La mayoría de los estadounidenses deben obtener un seguro de salud de acuerdo con la nueva ley, pero hay algunas excepciones. Quienes no son residentes o ciudadanos, las personas en la cárcel y las familias con ingresos muy bajos, por ejemplo, están exentas del mandato individual que requiere que todos obtengan cobertura médica. Ser incapaz de pagar el seguro es una de las exenciones, pero hay ciertas restricciones. Para que el seguro resulte ser completamente inasequible, usted tiene que cumplir con por lo menos una de dos condiciones.

Primero que todo, sus ingresos deben estar por debajo del umbral requerido para declarar impuestos. De acuerdo con las tasas más recientes, el umbral para la declaración de impuestos es de $10,400 para personas menores de 65 años y $20,800 para parejas casadas menores de 65 años que declaran impuestos en conjunto. Si sus ingresos están por debajo de estas cantidades, entonces no debe declarar impuestos federales.

La segunda calificación para las exenciones se refiere al costo de la póliza. Si el plan más barato disponible a través de su trabajo o del mercado le costaría más del 9.5 por ciento de los ingresos de su hogar, entonces no tiene que inscribirse y no tiene que pagar la multa.

Tenga en cuenta que el hecho de que Medicaid también le exima de la multa porque Medicaid califica como cobertura de acuerdo con la ley. Hay otra exención disponible si usted califica para el programa Medicaid bajo las nuevas pautas ampliadas, siempre y cuando su estado haya optado en contra de la expansión. En fin, la exención se basa en sus ingresos y su capacidad de pagar por el seguro.

El mito de ser más rentable pagar por la penalidad que comprar un seguro.

La realidad: Algunas familias pagarán más en multas que en cobertura.

Cuando se calcula el costo del seguro, es importante considerar no sólo el precio inicial de las cuotas mensuales, sino también los beneficios a largo plazo. La ley ACA garantiza una gran cantidad de derechos y protecciones a la población asegurada, lo que hace que el seguro sea una muy buena inversión.

Si usted no desea obtener cobertura por alguna u otra razón, entonces sabe que podría pagar más por multas de lo que usted podría tener de haberse inscrito en un plan subsidiado por el mercado. Para el año tributario 2017, la penalidad es del 2.5% de los ingresos de su hogar o $695 por cada adulto sin seguro y $347.50 por cada niño. En años siguientes, el porcentaje permanecerá igual, pero la tarifa plana aumentará según la inflación.

Mantenerse al día con las cifras puede ser difícil, pero hay calculadoras de impuestos que le permiten averiguar cuánto le tocará pagar por no tener seguro. Considere lo siguiente: Una sola persona sin dependientes quien gana $44,000 al año debía pagar $339 de multa en el 2014 y $674 en el 2015. En el 2016, esa misma persona pagará $841 por no tener seguro. La penalidad aumenta cada año de acuerdo con la inflación. Podría ser más rentable a corto plazo prescindir del seguro, pero no obtendrá ningún beneficio a largo plazo.

El mito de Obamacare como efecto negativo en el empleo y la economía nacional.

La realidad: El programa Obamacare no ha estado en pié lo suficiente para medir su impacto económico a largo plazo.

Es cierto que durante los primeros meses de la apertura del mercado federal, los empresarios reaccionaron de manera súbita al mandato que les exigía asegurar sus trabajadores a tiempo completo. Algunas de ellos perdieron sus empleos mientras que otros vieron sus horas reducidas a jornadas de medio tiempo. Sin embargo, esto no ha sido un hecho constante. Obamacare fue aprobado en medio de una recesión económica sustancial, durante cuyo tiempo la tasa de empleo había caído estrepìtosamente. Es difícil afirmar con certeza si la ley ACA ha dañado o ayudado a la economía porque la misma continúa en plan de recuperación, pero la empresa de investigación econométrica The Commonwealth Fund informa que la ley ha tenido un efecto positivo en general.

Cabe señalar que la tasa de empleo ha mejorado significativamente desde la aprobación de la ley en el 2010. A partir de octubre del 2017, la tasa nacional de desempleo es menor de 5%. Si esto tiene algo que ver con Obamacare queda por verse, pero la nueva ley parece no haber afectado a la economía de manera negativa como se había insinuado continuamente antes de ser implementada.

El mito acerca del seguro de salud que será inasequible debido a enormes aumentos de cuotas en el 2017.

La realidad: La mayoría de los asegurados encontrarán planes de seguro de salud subsidiados en el mercado que cuestan menos de $100 al mes.

Si bien es cierto que las cuotas han aumentado en el 2017 – hasta un 25% en comparación con el aumento del 7% en e 2016. Para los planes de salud sin subsidio o subvención, los aumentos de cuotas mensuales serán especialmente onerosos en ciertos estados. Los asegurados en el mercado de Arizona enfrentarán una subida de precios del 116% en los planes no subsidiados. En Tennessee, Minnesota y algunos otros estados, los asegurados también verán aumentar las cuotas por más del 50%. Sin embargo, estos porcentajes se aplican a la cobertura no subsidiada. La mayoría de las personas que se inscriben en Obamacare en los mercados federales o estatales califican y aprovechan los subsidios para compensar el costo de las pólizas. El Departamento de Salud y Servicios Humanos informa que el 77% de las personas en el mercado todavía encontrarán planes subsidiados que cuestan menos de $100 al mes, mientras que el 65 por ciento de los afiliados pueden inscribirse en planes subvencionados que cuestan menos de $50 al mes.